Actividad física como prevención de riesgos laborales

Qué podemos hacer como empresa para prevenir los accidentes in itinere?
19 marzo, 2019
Documentación técnica y formación RIPCI (Reglamento de Instalaciones de Protección contra Incendios)
4 junio, 2019

Actividad física como prevención de riesgos laborales

La evolución tecnológica que se está dando en el ámbito laboral nos está llevando cada vez más a la realización de trabajos sedentarios y en consecuencia a una disminución de la actividad física.

De hecho la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda que los adultos entre 18 y 64 años realicen, al menos, 150 minutos de ejercicio físico aeróbico de intensidad moderada a la semana.

Eso quiere decir que como mínimo deberíamos realizar 30 minutos diarios de ejercicio físico durante la semana laboral.

Aunque a priori esta recomendación pueda parecer difícil de cumplir, no lo es tanto con una buena organización y un poco de constancia. Además, a medida que se cumplen los objetivos y se observan los beneficios que el ejercicio reporta, el estímulo para seguir haciéndolo aumenta.

La actividad física ayuda a combatir uno de los problemas principales en el ámbito laboral como es el estrés que se genera día a día a causa de nuestra actividad laboral. Un estado de continuo estrés puede provocar una serie de problemas en nuestro organismo, como son la debilidad del sistema inmunológico, depresión, ansiedad, desajustes digestivos, problemas cardíacos, obesidad, etc. Por eso decimos que una manera sencilla y saludable para poder combatir y evitar estos problemas es realizar alguna actividad física a diario.

Y es por eso que se está fomentando cada vez más dentro de los planes de prevención de riesgos laborales la instauración del ejercicio dentro de las empresas, ya sea habilitando una zona para que sus trabajadores puedan realizar ejercicio al finalizar la jornada laboral, o bien realizando 30 minutos de actividades físicas al día que fomenten el ejercicio físico entre sus trabajadores.

A nivel de prevención de riesgos laborales, la promoción de la salud y la condición física son temas que muy probablemente irán cobrando importancia durante los próximos años, y que es necesario tener muy en cuenta.

A continuación os dejamos una serie de beneficios tanto para los trabajadores como para las empresas de la instauración de un plan de ejercicio laboral.

Beneficios para el trabajador:

  • Prevención de patologías como contracturas, lumbalgias, cervicalgias, hernias discales, cefaleas, lesiones etc.
  • Mejora el rendimiento de trabajo
  • Crea un mejor clima y ambiente laboral. El trabajador se siente más cuidado
  • Disminución de la tensión muscular acumulada y estrés psíquico
  • Bienestar general

Beneficios para la empresa:

  • Disminución de los costes a consecuencia del absentismo laboral
  • Mayor eficacia del trabajador
  • Aumento del valor empresarial
  • Menos necesidad de horas extras
  • Disminución de los errores
  • Menos rotación de personal y suplencias
  • Mejora la imagen corporativa de la empresa y su valor social
  • Más clientes por eficacia de la empresa

 

Cristian Delgado, Fisioterapeuta. Servicios de la Salud Peradejordi