Vigilancia médica para la prevención del riesgo cardiovascular

Acondicionamiento físico para mejorar nuestra salud en general
7 enero, 2019

Vigilancia médica para la prevención del riesgo cardiovascular

Los factores de riesgo cardiovascular (FRCV) son aquellos que han demostrado que tienen una relación con la mortalidad cardiovascular. Los más comunes e importantes, por su fácil control, son: tabaco, hipertensión arterial (HTA), dislipemias (LDL-colesterol elevado, HDL colesterol disminuido) y diabetes.

Muchos estudios estadísticos demuestran que las personas en edad laboral que no tienen FRCV tienen un claro aumento de la expectativa de vida.

Las enfermedades cardiovasculares son la primera causa de muerte en España en todas las edades. Las más importantes son la enfermedad cerebrovascular (hemorragia cerebral) y la cardiopatía isquémica (infarto). Un 30% de los adultos tienen cifras de presión arterial (PA) elevadas y por lo tanto requeriría algún tipo de intervención. El diagnóstico de HTA se realiza sencillamente con un aparato, esfigmomanómetro, que mide la presión arterial máxima y mínima.

La OMS define la hipertensión para individuos mayores de 18 años con esta tabla:

El 95% de las hipertensiones no tiene causa conocida. Es habitual encontrar un trasfondo genético (antecedentes familiares de hipertensión) sobre el que influyen negativamente varios factores ambientales (obesidad, exceso de sal, sedentarismo). En un pequeño número de pacientes pueden detectarse causas en las que destacan las de origen renal y las endrocrinas. Hay que diferenciar la hipertensión de la falsa hipertensión propia de la gente mayor debida a la rigidez de las arterias, y de la hipertensión de bata blanca (30% de todos los hipertensos) en la que se detecta hipertensión en el consultorio pero no fuera de él.

Siempre es bueno hacer un seguimiento de la presión arterial para poder establecer un diagnóstico preciso de HTA, realizando una monitorización periódica de la PA.

El estilo de vida (tipo de dieta, grado de actividad física, consumo de alcohol y tabaco) y el índice de masa corporal (IMC) tienen relación con las cifras de PA.

La hipertensión es más frecuente cuando el consumo de alcohol diario es superior a 40 grs / día en los hombres y 24 grs / día en las mujeres y el IMC superior a 30. La reducción del consumo excesivo de sal se puede conseguir fácilmente limitando los alimentos más ricos en sal, cocinando con la cantidad usual de sal sin utilizar después el salero en la mesa. El ejercicio físico diario al menos durante 30-45 minutos tiene un efecto muy positivo en la reducción de la PA; aconsejar el ejercicio dinámico, isotónico que no implique agotamiento como caminar, nadar o bailar.

  

El objetivo fundamental de un buen programa es revertir las lesiones que la HTA pueda producir a los órganos diana (corazón, riñón, cerebro ..) y, en definitiva, mejorar la calidad de vida del paciente hipertenso. Las personas con HTA tratadas con medicamentos y con buen control durante el programa de seguimiento, y buenos cumplidores de las medidas higiénico-dietéticas, podrá procederse a la reducción de la dosis del fármaco o incluso la supresión del mismo.

Esperamos que este protocolo de vigilancia médica le pueda ser útil.

Servicio Médico de Peradejordi